02Ene,18

La revancha de los hostiles psicodélicos

Un frustrado viaje a Chile, Radiohead y los Iron Maiden en 2009: La historia de una entrada que nunca se usó y que en este 2018 se rompe el maleficio tras anunciar a la banda de Yorke en Lima.

Por: Mario Vallejomario.vallejo@dosis.pe

Siempre hay una revancha en la vida, momentos cumbres de un final feliz donde te sacas el clavo y eres tú otra vez. O donde la historia se repite, ese microscópico momento mágico y fugaz que ocurre nuevamente, otra oportunidad despiadada sin medias tintas, es posible. Ocurre y emociona. O sea, ese tiempo perdido o añorado, vuelve a pasar. Vuelve a ocurrir. Siempre hay una segunda oportunidad, otra vez revivir y soñar. En verdad, confieso que viví arrepentido hasta hoy por Radiohead.

Ocurrió en 2009, nunca lo voy a olvidar, año de idas y vueltas, de decisión y controversia, se me viene a la mente la entrada que nunca usé y ahora que Lima vibra con la llegada de Radiohead yo quiero recordar la entrada que nunca pude usar, en ese concierto que nunca fui y siento nostalgia, agridulce ilusión.

La entrada de aquel concierto de Radiohead en Chile

Un jueves 26 de marzo del 2009 la banda liderada por Thom Yorke tocaba en Chile, en una de sus idas a Sudamérica y en un buen momento de creación sónica pues el grupo causaba furor por su música y su performance en vivo. Todo estaba preparado para viajar a Santiago y de pronto anunciaron a Iron Maiden en Perú: jueves 26 de marzo del 2009 y ese día el Nacional se ponía metalero. Los Maiden, capitaneados por Bruce Dickinson y Steve Harris pisaban por primera vez Lima y la algarabía era total. Ambos conciertos coincidían ese mismo día de aquel 2009 en dos países diferentes, cosa que ocurre con normalidad pero que aquí adquiriría un matiz distinto, tenía la entrada para el show y la disyuntiva atacó mi decisión, me hizo retroceder aunque a Iron Maiden ya lo había visto en Buenos Aires, sin embargo, fue tal la expectativa que tuve que dejar ir uno de mis mayores sueños: Radiohead.

Resultado de imagen para radiohead en chile 2009

Radiohead en Chile. 2009.

Solo tengo un recuerdo de aquella vez: La entrada. Ese bendita cartulina de colores, impresas con logos en negro, con letras y números, desglosable. La llave maravillosa que nos adentra al mundo de la música, que nos abre las puertas a momentos únicos y emocionantes, de instintos y palpitaciones, metamorfosis que uno sufre al ver en vivo a sus artistas favoritos, esos minutos de alegría extrema y giratoria que son los conciertos de rock con megabandas.

Tengo que admitir que la música de Radiohead me excita. Despierta mi curiosidad más lisérgica y sus canciones anochecen en mi alma y me inyecta un nuevo virus: escuchar más allá de una canción convencional y una tonada en éxtasis, es frenesí, intimidad es también un viaje interestelar, inocularon en mi torrente sanguíneo sonidos particulares y densos que motivan a salir de la rutina, o a perderme en ella o también como un buen inicio para escuchar otras melodías sin ceñirme en alguna moda aventurera, esas que nos ataca cada segundo sin compasión y perdón.

Cosa rara fue mi decisión contraria a mis exotismos. Me quedé en Lima para ver a Maiden en el Nacional ese mismo día y dejé matar mi sueño, mi utopía, mi quimera, matar a ese inquietud rebelde de ir a ver a una de las bandas que había asesinado mi monotonía allá por los inicios del nuevo siglo.

Hasta ahora no entiendo por qué me desanime y me dejé vencer con la entrada en la mano de Radiohead, algunas conclusiones ensayo: a) mis amigos de entonces que convencieron de no ir a Chile. b) si bien el boleto ya lo había comprado a 6 mil pesos y me lo había traído un amigo, el concierto de Iron Maiden en Lima era algo para histórico, los Maiden también me hacen muy feliz, y c) la economía de un ida y vuelta a Chile no era broma. Se gastaba y bien. Y d) arrugue completamente.

Hoy dicha entrada figura en la oficinas de Dosis.pe

Agarro la entrada naranja y me vacilo. La observo luego de 9 años, desteñida, decolorada, y vuelo allí otra vez, me emocioné y me entristece porque fui derrotado. No importa, esa historia llega a su fin, durante años espere este momento por la dignidad y la revancha, el KO al pasado definitivamente porque este 14 de abril del 2018 Lima verá a Radiohead y me iré corriendo al campo, hacia el escenario y allí cobraré mi revancha.

Compartir en: